Somos un país de inmigrantes. Ya es hora de que Estados Unidos actúe acorde a nuestros valores y promulgue leyes para una reforma inmigratoria amplia.

Kamala creció sabiendo una verdad muy básica: Los inmigrantes no solamente pertenecen en Estados Unidos, ellos son el hilo que une el tejido de la historia de nuestro país. Como hija de inmigrantes, ella procesará el caso contra de las políticas inhumanas de Donald Trump.

El presidente Trump basó su campaña y se ha pasado su presidencia denigrando a las familias y comunidades inmigrantes. Trump ha fabricado una supuesta crisis para dividir al país y distraernos de sus esfuerzos de eliminar cuidados de salud y reducir impuestos exclusivamente para los ultra ricos. La administración Trump ha puesto a niños en jaulas, arrancado a bebés de los brazos de sus madres y padres, terminado protecciones para DREAMers y se ha empeñado en obtener miles de millones de dolares para construir un muro inservible en nuestra frontera sur.

A lo largo de su carrera, Kamala ha luchado en nombre de comunidades de inmigrantes y por un sistema de inmigración justo. Como la Fiscal del Distrito de San Francisco, tomó medidas en contra de los negocios que explotaban a inmigrantes indocumentados. Como Fiscal General de California, aseguro representación jurídica gratuita para menores de edad sin familiares acompañantes. Como Senadora, lidero la carga en denunciar los ataques antiinmigrantes extremistas del presidente Trump, se opuso a la nominación de John Kelly como Secretario de Seguridad Nacional, votó en contra de la solicitud de fondos publicos para el muro de Trump y fue la primera senadora en instar a la Secretaria Kirstjen Nielsen a renunciar de su cargo.

Kamala no solo ha luchado en contra de los ataques, sino que ha establecido una visión para la inmigración en America después de derrotar a Trump. Ha promovido leyes para reunificar familias, garantizar que inmigrantes tengan acceso a asesoría legal y el uso de medidas más humanitarias y eficientes de detención.

Como presidenta, Kamala luchará para aprobar una reforma inmigratoria con una via para obtener la ciudadanía para los 11 millones de personas que actualmente viven en nuestras comunidades y contribuyen a nuestra economía. Mientras ella libra esa lucha, también restablecerá de inmediato DACA e ampliará el programa para asegurar que más DREAMers se sientan seguros en el único país que conocen como su hogar. Ella protegerá de la deportación a los padres de ciudadanos americanos y residentes permanentes, y también a los inmigrantes que respetan la ley y tienen establecidos lazos con nuestras comunidades.. Además, restaurará y extenderá el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para cientos de miles de inmigrantes que, de regresar a casa, se enfrentarían a guerra o catástrofe.

Kamala cree que debemos ajustar de forma fundamental nuestras políticas y prácticas de aplicación de leyes inmigratorias porque se han vuelto crueles y fuera de control. Como presidenta, clausurará los centros privados de detención de inmigrantes, aumentará la supervisión de agencias tales como Aduanas y Protección Fronteriza y redirigirá el enfoque de estas agencias hacia la seguridad pública, no a destruir familias.

Para Kamala, esto se trata de convertir a Estados Unidos en un país que da la bienvenidainmigrantes que llegan en busca de una vida mejor. Asi es que en su primer día planea revoca la prohibición de musulmanes de Presidente Trump y remediara la lista atrasada de visas familias.

Kamala cambiará el curso de la estrategia fronteriza cruel y desastrosa del presidente Trump de forma inmediata. Ella comprende que para muchas familias inmigrantes el abandonar su hogar y llegar a la frontera sur de Estados Unidos no es una preferencia sino una decisión de vida o muerte. Por lo mismo, se asegurará que los que huyen persecución cuenten con una oportunidad plena y justa de presentar su caso, luchará vigorosamente por una política exterior enfocada en estabilizar América Central donde las condiciones han obligado a las familias a huir y aumentar los fondos para centros de procesamiento y trabajadores de protección y el bienestar de menores. Kamala dirigirá recursos de control fronterizo a verdaderas amenazas de la seguridad pública a través de inversiones en tecnología y puertos de entrada para abordar el flujo de drogas ilegales, armas de fuego ilegales y la trata de personas.