Hoy en los Estados Unidos, el costo de vida está subiendo, los sueldos no están aumentando, y las reglas se siguen siendo escritas para beneficiar a las corporaciones grandes y al 1 por ciento de los más ricos Mientras los bancos que colapsaron nuestra economía obtienen bonos, pero los trabajadores que lucharon para recuperarla apenas pueden sobrevivir, esto está claro: nuestra economía no funciona para la gente trabajadora.

Kamala cree que debemos luchar por las familias trabajadoras: aumentar los sueldos, disminuir el costo de vida y combatir el sexismo, racismo y favoritismo corporativo en nuestra economía para garantizar que todos los americanos tengan una oportunidad justa.

Es por eso que la primera prioridad de Kamala como presidenta será darle a las familias trabajadoras y de clase media un aumento de ingresos. Con su plan, ella revertirá el recorte de impuestos de un trillón de dólares aprobado por Trump para las corporaciones grandes y el 1 por ciento de los más ricos. Kamala usará este dinero para otorgar un crédito de impuestos de hasta $6,000 a familias trabajadoras cada año.

Eso es solo el comienzo. Para aumentar los salarios, Kamala luchará para apoderar a los sindicatos, implementar un salario mínimo de $15 a nivel nacional y crear sanciones más estrictas para las empresas que engañan a sus trabajadores.

Mientras Kamala lucha por salarios justos, ella también trabajará para reducir los costos que no dejan a la gente dormir por la noche. Aprobará su Ley de Alivio de Renta para proporcionar un crédito fiscal a las personas que gastan el 30 por ciento o más de sus ingresos en renta y servicios públicos. Aumentará la inversión del gobierno federal en el cuidado infantil para garantizar que las familias trabajadoras no paguen más del 7 por ciento de sus ingresos en ese cuidado. Kamala tomará medidas contra las compañías farmacéuticas que aumentan los precios y apoderará al gobierno para negociar el precio de medicamentos.

Pero hay que ser honestos: no llegamos a este punto por accidente. Los americanos están luchando para sobrevivir porque los líderes en Washington no están trabajando por los de los trabajadores. La desigualdad racial y de género están por todos lados , y las corporaciones han aumentado su poder para explotar a los trabajadores. Kamala sabe que debemos luchar. Como presidenta, exigirá igualdad salarial para las mujeres, promoverá políticas que generen riqueza en las comunidades de color y tomará medidas en contra de las corporaciones que explotan a los más vulnerables para obtener ganancias.

Kamala ha estado en esta lucha toda su carrera. Como Fiscal General, activamente demandó delitos financieros, incluyendo préstamos abusivos. Ella luchó contra los bancos más grandes de Wall Street y ganó $20 mil millones para los dueños de viviendas en California quienes fueron perjudicados por la crisis de viviendas. Kamala también luchó contra el fraude de las universidad con fines de lucro más grande en los Estados Unidos, ganando más de $1 mil millón en ayuda para estudiantes y veteranos quienes fueron defraudados por Corinthian Colleges.