Nos estamos enfrentando una crisis climática. Desde familias siendo devastadas por huracanes en el Sur y la Costa del Este, hasta los agricultores que se enfrentan a inundaciones en el Medio Oeste, hasta los bomberos luchando contra los incendios en California, una cosa está clara: Debemos tomar medidas audaces y acción directa ahora.

Kamala sabe que tenemos que enfrentarnos a la grandes compañías petroleras para ganar esta lucha, y eso es exactamente lo que ella ha hecho a lo largo de su carrera. Desde defendiendo las leyes climáticas históricas de California en la corte, demandando a las corporaciones como Chevron por haber dañado al medio ambiente, Kamala se ha enfrentado a los intereses especiales y ha ganado.

Pero esto no es solamente una lucha en contra de algo, si no, es una lucha por algo. Mientras la amenaza del cambio climático es grande, igualmente es nuestra oportunidad para actuar. Con el ingenio y la imaginación de los americanos, podemos forjar un «Green New Deal» (legislación comprensiva para el medio ambiente) para afrontar la crisis climática, construir una economía limpia que cree empleos para el futuro que tengan buenos salarios, y enfrentar la injusticia ambiental.

Eso significa modernizar nuestra infraestructura de transporte, energía, y agua. También significa acelerar el uso de vehículos eléctricos, paneles solares y turbinas de viento. Y significa que tenemos que hacer inversiones audaces en tecnologías innovadoras para construir un futuro libre de carbono.

Al mismo tiempo, también debemos que defender a los más afectados por los daños climáticos. No importa cuánto dinero tienes o en qué vecindario vives: el aire limpio y el agua son derechos fundamentales. Es por eso que Kamala creó la primera unidad de justicia ambiental en San Francisco como la Fiscal de Distrito. Es por eso que como Fiscal General, Kamala demandó a las corporaciones por haber expuesto a los residentes a altos niveles de diésel. Como presidenta, ella continuará ese trabajo restaurando las protecciones ambientales y de salud pública que han sido revertidas por el Presidente Trump, e incrementando el trabajo siendo realizado en los estados y las comunidades para asegurar un futuro saludable y sostenible.

Mientras luchamos para fortalecer nuestra economía y proteger las comunidades domésticas, también debemos restablecer el liderazgo americano alrededor del mundo. Esto comienza inmediatamente con entrando nuevamente al Acuerdo de París y hacer cooperación ambiental una prioridad diplomática clave para los Estados Unidos.