Kamala cree que una sociedad se debe ser juzgada por la manera en que trata a sus niño(a)s. Cada decisión que tomamos tiene un impacto profundo en los más jóvenes y vulnerables de nuestro país. Ya sea para mejorar nuestro sistema educativo, garantizar el acceso a la atención médica y el tratamiento de la salud mental, proteger el medio ambiente, revisar nuestro sistema de justicia criminal, reformar nuestras políticas de inmigración o apoyar a las familias trabajadoras, todo eso afecta a nuestros niños.

Desde el comienzo de su carrera, una de las prioridades principales de Kamala ha sido luchar por los niño(a)s. Ella cree que cada uno de los niño(a)s merece una oportunidad justa a salir adelante en la vida y cree que tenemos la responsabilidad de tratar todos los niño(a)s como los niños de una comunidad. Como presidenta, ella pondrá a los niño(a)s al centro de sus decisiones y responderá a las necesidades de los niño(a)s con la misma urgencia e importancia que cualquier otra prioridad nacional. Ella igualará las oportunidades económicas y educativas, defenderá la salud y la seguridad de los niño(a)s, se asegurará que el sistema de justicia penal trate a los niño(a)s como niño(a)s, y mantendrá a familias unidas.